VIOLACIÓNSPLAINING

2172
0
Compartir

Es cuando te han violado y un grupo de onvres te dice que no, que no te han violado. Y te explican, ellos, porque son los Magistrados con los Títulos en la Pared, lo que es una violación, porque son ellos los que saben y los que tienen la legitimidad para juzgarte. Sí, porque ellos te van a juzgar a ti también, a ti que eres la víctima y que has interpuesto la denuncia. Van a mirar tu cara en los vídeos y van a interpretar y dilucidar qué es gozar y qué no. Van a mirar tus gestos y a interpretar qué es consentir y qué no. Y entonces, ellos, los onvres expertos, te van a explicar a ti, que eres la única que estuvo en ese portal, que no, que cinco contra una no es intimidación, que follarte la boca, la vagina y el ano no es violencia y que no, que agresión tampoco es.

Porque la palabra de la mujer nunca será suficiente. Porque el relato de la mujer siempre tiene que ser sistemáticamente cuestionado. Porque el dolor de la mujer siempre tendrá algo de exagerado o incluso de inventado. De lo contrario, no puede haber un juicio justo ni puede haber justicia (como estamos comprobando en este maravilloso caso, que estamos todas súper contentas de que sea tan justo).

Las leyes hechas por onvres e interpretadas por onvres te van a decir que no, que ni agredida, ni intimidada, ni violentada, ni violada. Que todo bien. Que esto está feo porque es mediático y se nos está yendo de las manos.

Pero no sólo hay onvres en los tribunales de verdá, también en los de mentira; los onvres en redes sociales dicen muchas veces «las leyes están para respetarlas» y dicen muchas veces «hay que respetar las decisiones judiciales» y dicen muy serios «la sentencia está con arreglo a Derecho» y dicen taxativos «el problema aquí es que todo el mundo opina».
Porque ése va a ser el problema, que todas estamos opinando sobre violación sin títulos en la pared y, ah, el linchamiento, que no se me olvide. El problema no va a ser que cinco han violado a una, no. El problema es que todas estamos opinando, que estamos todas con la regla, histéricas, revanchistas, pidiendo que se JUZGUE UNA VIOLACIÓN. ¿Qué locura, eh? Pero claro, los Señores Magistrados con los Títulos en la Pared saben lo que es una violación y la chica del portal no. Y nosotras tampoco.

Y no es tanto lo que he ido leyendo por ahí últimamente en redes sobre «lo barato que sale violar en este país». En España no es que salga barato violar. Aquí lo que pasa es que tenemos todo un aparataje judicial absolutamente fallido que está diciendo que violar no es violar. Mirad, Ecosistema de Imbéciles, yo no pido más condena ni más cárcel ni más inquisición para esos Cinco Zurullos por un deseo revanchista y visceral de feminazi con las comisuras blancas de rabia. A mí lo que me toca el coño, y mucho, es la manipulación de las palabras y lo buenx que sea unx abogadx para usarlas. Y lo serpiente que sea un juez para interpretarlas. Y que todo ese marco tenga la desFACHAtez de llamarse justicia. Decir que no hubo agresión y que no hubo violación es faltar a la verdad de las palabras, y esto es gravísimo. Si la ley no juzga con las palabras que describen los hechos, esa ley jamás impartirá justicia, esa sentencia jamás será justa. Llamen a lingüistas e infórmense, juristas de mierda, no hay justicia posible si no llamamos a las cosas por su nombre.

Dicen que la justicia no puede estar basada en subjetividades, que a las feministas nos van a quitar el carnet de Mujeres Tranquilas y Sensatas por exigir que a una violación se la juzgue como violación, que no podemos ser viscerales ni emotivas, que no podemos ir por ahí opinando, que nosotras no sabemos. Esta última frase es de puto chiste, CUALQUIER MUJER que haya sido violada sabe más de violación que el Excremento Ricardo González, que votó por la absolución de los cinco violadores.

Que no podemos opinar, dicen. Que hay que ser serios, que la justicia no son opiniones. Ah, ¿no? ¿Y qué es interpretar una ley sino opinar? El Excremento Ricardo González con los Títulos en la Pared se ve que sí está legitimado para opinar, para subjetivar y para emitir todo tipo de gilipolleces y que aún así se le tome en serio. Dice y opina este Macho Alfa de la Presunta Justicia sobre las imágenes del vídeo de la violación: «lo que me sugieren sus gestos, expresiones y los sonidos que emite es excitación sexual». Lo que me sugiere, dice. ¿Y nosotras nos tenemos que callar ante la gravedad de estas palabras y acatar ese sucedáneo de justicia? ¿Y dónde están lxs demás jueces que saben tanto y son tan serixs que no salen a pedirle explicaciones al compañero, coño, compañero? ¿Es corporativismo? ¿Qué relación guarda el Corporativismo con la Justicia? ¿Follan esos dos también? ¿Y les gusta? ¿Qué cara ponen? ¿Y los gestos? ¡Queremos ver los vídeos!

Yo quiero juzgar al juez.

Me preocupa muchísimo la vida sexual del Excremento Ricardo González, tengo que decirlo ya. Me preocupa cómo folla este señor y cómo se va follado a los tribunales a impartir justicia. Me preocupa cómo regresa después a casa y sigue follando. Me preocupa de verdad. Me preocupa su bagaje en el terreno de los sexual, porque con sus vivencias y sus pensamientos, interpretaciones y prejuicios, con sus fluidos y sus gestos y sus caras y sus sonidos se va a trabajar (unas veces follado, otras sin follar) y saca conclusiones que no son un hilo en Facebook o en ForoCoches; son sentencias serias pretendidamente articuladas para protegernos, para velar por nuestro bienestar y nuestra seguridad e integridad, para impartir justicia.

¿Jugamos a ver qué dice la ley sobre «enaltecimiento del terrorismo»? Un dos tres, responda otra vez: ¡Altsasu! ¡Unos chistes en tuiter! ¡Un rap! Ante tanto despropósito, ¿quién viene diciendo que hay que respetar las decisiones judiciales?¿Qué relación guarda la ley con la justicia? ¿Y lo legal con lo legítimo? ¿Quién y para quiénes se elaboran las leyes? ¿Quién juzga a lxs jueces? ¿Qué es un Estado de Derecho? Al final, las frases «creer en la justicia» y «tener fe en la justicia» van a estar más cerca de la lamentable realidad que lo que en un principio podríamos pensar que es un campo semántico aleatorio; vamos a tener que creer y tener fe como los creyentes en su dios, que nadie ha visto, que empíricamente no está demostrado que exista, pero ahí está la Iglesia como institución, acumulando poder y disfrutando de privilegios. Y haciendo caja.

Onvres, nos queréis despolitizadas, calladas, tranquilas y obedientes. Queréis con todas vuestras fuerzas que las violencias ejercidas contra las mujeres sigan ocurriendo de puertas para adentro, como siempre. Queréis con todas vuestras fuerzas que esto se siga «solucionando» en privado y no en público, como siempre.

Nuestra rabia y nuestra fuerza son públicas, enteraos. Y hemos venido a pegarle patadas a todas vuestras puertas y a pegarle fuego a todos los «como siempre».

#LosJuecesSonManada

#JuzgarAlJuez
#onvres
#violacionsplaining

#LaVerdadAntesQueLaPaz

 

Compartir
Artículo anteriorDiccionario de la desigualdad
Artículo siguienteCuidados
Rubia alienada por elección, se prostituye en las aulas del Estado como funcionaria blanca occidental y biochocho privilegiado. Feminista desagradable por imposición patriarcal, esta antimadre es feliz escuchando a su hijo deconstruir su masculinidad cantando "Yo soy tu gatita".

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here