Sieg Heil y El Último Grito

2473
1
Compartir

¡Son unas guarras y unas chonis sin gusto musical todas las que escuchan o bailan reggaetón! Sieg Heil!

¡El gusto musical válido es el mío! Sieg Heil!

¡Eres un perfil bajo lamentable si te pones eso en tu casa! Sieg Heil!

¡Mi novia perfecta de manual no perrea! ¡Ella es una mujer digna que se valora! Sieg Heil!

¡Eres vulgar, chabacana y machista por bailar de una manera tan explícitamente sexual! ¡Es muy machista que no seas más recatada! Sieg Heil!

¡Se me pone durísima viendo vídeos de reggaetón y porno empotrador, pero tú no bailes así que voy a explicarte lo que eres desde mi púlpito de la Verdad y el Buen Gusto! Sieg Heil!

¡Yo soy defensor de los Derechos y Libertades de la Mujer en las sobremesas y me parece una puta vergüenza el velo islámico, es indignante, pero tú cómo bailas así semidesnuda! Sieg Heil!

¿Es que no te valoras, mujer? ¿Por qué te cosificas? ¡Quiérete-te-te! ¡Hazte respetar! ¿Y de dónde viene esa música indecente? ¡Son latinos! ¡Míralos! ¡Si parecen monos! ¿Qué saben ellos de música? Sieg Heil!

¡Sólo saben frotarse con tías buenas que no saben hacer la O con un canuto! ¡Cuánta incultura musical! ¡Esos no han escuchado a los grandes clásicos blancos y occidentales! Sieg Heil!

¿Y esas letras? ¡No te puedes poner tierna y desvalida y romántica para que yo te cuide y te proteja! ¡Te empoderas y te vienes arriba con ese culo redondo y sabroso que me vuelve loco! ¡Has perdido de vista el machismo, mujer! Sieg Heil!

¡Espera, que voy a explicarte yo a ti el feminismo! ¡Espera, mujer inculta, insensata, que te voy a decir yo qué música debes escuchar para que hombres como yo te queramos fecundar digno y perpetuar nuestra genética superior contigo! Sieg Heil!

¡¿Cómo?! ¿Que te gusta restregarte? ¡Mujer infame! ¡No disfrutes de tu disfrute, disfruta de lo que yo considero que debe gustarte! Sieg Heil!

¿Qué es eso que me sacas? ¿Es tu dedo corazón? ¡Qué maleducada! ¡Contigo no se puede hablar! ¿Por qué no me respetas? ¡Es mi opinión sobre ti! ¡Acéptala sin mostrarte agresiva! ¡Son mis juicios sobre ti! ¿Por qué no los aceptas?

¡Tienes un problema, mujer!

Compartir
Artículo anteriorCómo el catolicismo me jodió la vida
Artículo siguienteLas Caseras, Bolivia
Rubia alienada por elección, se prostituye en las aulas del Estado como funcionaria blanca occidental y biochocho privilegiado. Feminista desagradable por imposición patriarcal, esta antimadre es feliz escuchando a su hijo deconstruir su masculinidad cantando "Yo soy tu gatita".

1 Comentario

  1. Libre, original y “políticamente incorrecto”. El grito nazi encubierto repetitivo es la crítica más feroz a quienes quieren hacer del feminismo un corral de gallinitas ponedoras. ¡Bravo, brava!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here