En caso de asfixia rompa el vínculo

468
0
Compartir

Des de pequeñas nos vendieron el cuento de que nuestro objetivo en la vida era encontrar a nuestro amor perfecto (casualmente heterosexual y cis, vaya vaya que casualidad) y que este amor perfecto va a superar todos los obstáculos y será todo maravilloso y perfecto. Era un cuento tentador, rollo venga, que aparezca ya mi príncipe azul al que no conozco y pasaré toda mi vida con él, aunque sea un capullo porque nos querremos mogollón y eso es suficiente (bueno, quizá no lo era tanto). Pero cuando crecimos, el cuento resultó no ser exactamente así. La mayoría de las veces – incluso me arriesgo a decir que nunca – no es un dragón malvado (¿qué tendrá todo el mundo en contra de los dragones?) o un villano con sed de venganza que ataca a la feliz pareja para que se separe. Son más bien problemas de convivencia, celos, presiones, agobios, posesiones indebidas. Y eso, eso no es amor (es una obsesión).

Si el supuesto amor te asfixia es que hay algo que no funciona y la mejor solución querida, es romper el vínculo. Aléjate de todo aquello que te corte las alas y te impida respirar con libertad, te lo venden como amor romántico, pero en realidad es solo una estrategia mezquina de marketing. Te dirán que eres egoísta, que por qué no le das otra oportunidad, que en realidad es buen/buena chico/a. Y si, probablemente (PROBABLEMENTE) no sea un o una asesina en serie, pero si te asfixia el vínculo con esta persona, el camino más sano es romperlo. Porque el único amor que debería poder con todo es el amor propio.

Compartir
Artículo anteriorCuidados

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here