BISEXUALIDAD Y PANSEXUALIDAD

714
1
Compartir

Este pasado domingo 23 de setiembre – y de hecho hay personas que lo reivindican durante todo el mes de setiembre – fue el Dia de la visibilidad bisexual o Bisibilidad. Esta tradición empezó en 1999 gracias a tres activistas de los derechos de los bisexuales en Estados Unidos. Una de ellas hizo un discurso que merece la pena compartir: “Después de la rebelión de Stonewall, la comunidad gay y lesbiana ha crecido en fuerza y visibilidad. La comunidad bisexual también creció en fuerza, pero en muchos aspectos estamos todavía invisibles. También he estado condicionado por la sociedad para tachar automáticamente una pareja caminando de la mano como heterosexual o gay, dependiendo del género percibido de cada persona.”

Todas – o casi todas – reconocemos los conceptos de pansexualidad y bisexualidad, pero no todo el mundo sabe realmente el significado de cada una y sus implicaciones. Hay muchas versiones y muchas teorías y opiniones al respecto. Aquí os mostramos algunas de estas visiones. Cada una que se quede con la que le convenza más.

¿Qué dicen los expertos el lengua?

Empezamos por nuestros queridos diccionarios de la lengua. Para la RAE, la definición de bisexual es:

  1. adj. Hermafrodita. (y si, si entras en el hipervínculo se refiere también a personas)
  2. adj. Dicho de una persona: Que mantiene relaciones tanto homosexuales como heterosexuales. U. t. c. s.
  3. adj. Perteneciente o relativo a la bisexualidad o a los bisexuales.

Es decir, no han entendido nada. No os sorprenderá que pansexual ni siquiera sea una palabra. El diccionario del Instituto de Estudios Catalanes (IEC) mejora un poco pero tampoco es para tirar cohetes:

1 adj. Hermafrodita. (por lo menos en esta entrada no considera a las personas, solo a animales y plantas)

3 adj. y m. y f. Que siente atracción sexual por los individuos de ambos sexos.

Queda claro que los señoros de los diccionarios no conocen muy bien los términos LGBT. Pasemos a la sabiduría popular.

Visión 1: Pansexualidad es diferente a bisexualidad

La definición más conocida es la de que las personas bisexuales se sienten atraídas sexualmente por hombres y mujeres y las pansexuales por hombres, mujeres y del tercer género o intersexuales (es decir personas no binarias).

De esta percepción se abstraen dos conclusiones diferentes, una que más o menos compartimos y la otra que rotundamente no.

En primer lugar, se puede entender como que las personas que se identifican como pansexuales no contemplan la idea de género a la hora de sentirse sexualmente o románticamente atraídas por otras personas (porque se sienten atraídas por hombres, mujeres e intersexuales) y en cambio las personas bisexuales únicamente se sienten atraídas por hombres y mujeres sin incluir persones no binarias (de esta manera, el prefijo BI de bisexual significaría hombre y mujer).

En segundo lugar, una de las concepciones de la pansexualidad más comunes y también más criticadas es la siguiente: “La persona pansexual es aquella que es atraída por personas que se identifican como intersexuales, andrógina, transexual, o las muchas otras identidades sexuales y de género.”.

Es decir, no solo es un concepto transfóbico – considera a las personas trans como un género aparte y no como hombres y mujeres “reales” -, sino que además es bifóbico porque considera que la bisexualidad no pone énfasis en la conciencia de identidad sexual y de género, sino que se limita a la atracción por los dos sexos biológicos cis, y que por lo tanto no es una orientación sexual suficientemente “informada y concienciada”.

Visión 2: Dos caras de la misma moneda

Hay otra interpretación de estos conceptos. Hay personas que consideran que en realidad las bisexuales pueden estar abiertas a salir con alguien que no entra en el género binario (y por lo tanto el prefijo BI implicaría atracción por el propio género y el género contrario. Sean estos géneros binarios o no).

Esta manera de entender la bisexualidad se solapa con el concepto de pansexualidad, que se podría considerar como una falta de información de conceptos o una manera diferente de querer identificarse sexualmente totalmente aceptable.

Al fin y al cabo, cada uno debería poder identificarse con el colectivo que más le represente. Poder ser feliz sin que nadie le discrimine por ello. Algo que sí tenemos muy MUY claro es que estamos hartas de repetir que no es una fase. Es nuestra identidad y que no somos la fantasía de nadie. ES NUESTRA REALIDAD.

Compartir
Artículo anteriorLas fritas

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here